El bagaje cultural que dan 1.000 años de historia, nos ha dejado numerosos testimonios de la cultura pirenaica que hoy nos permiten revivir la evolución de un estilo de vida totalmente adaptada a un medio natural montañoso. Esparcidos por toda la comarca encontraran diversos centros de interpretación sobre la manera de vivir y las profesiones pallaresas.

Una mención especial merece la arquitectura tradicional que abarca desde las iglesias y monasteriso románicos, hasta los puentes de origen medieval, plazas porticadas, las casas solariegas , los refugios y hasta incluso las mas sencillas cabañas de pastor.

son